Omar Bravo: El ídolo que no fue

Omar Bravo se va de Chivas, una camiseta que portó en 3 diferentes etapas de su carrera y por sus 36 años de edad es natural pensar que será su última como jugador. Se va con 132 goles anotados en Liga superando a Don Salvador Reyes como el máximo goleador del Guadalajara en su historia, fue campeón de goleo en el Clausura 2007 convirtiéndose en el primero en lograrlo como jugador del Guadalajara justamente desde Chava Reyes, es indudable señalar que se trata de un histórico del Rebaño, para algunos también es un ídolo, sin embargo yo lo terminaré recordando como el jugador que pudo ser un ídolo y no lo fue.

Muchos hoy en día sólo le recuerdan aquella imagen en un partido amistoso en 2013, cuando Bravo jugaba para el Atlas y nos anotó, festejándole el gol a esa afición que gritó sus goles y que le apoyó por muchísimos años, en los colores del rival odiado de la ciudad. No ha sido el único detalle que me impide verlo como ídolo, en 2006, Omar Bravo regresó del mundial de Alemania exigiendo su salida de Chivas para cumplir su sueño de jugar en Europa, un sueño totalmente válido ya que la mayoría de los futbolistas mexicanos lo quisieran, pero tras una negativa de Chivas de aceptar una oferta del Recreativo Huelva español, Bravo explotó contra la directiva diciendo que sólo esperaría cumplir sus 2 años de contrato para poderse ir libre a Europa, contrato que cumplió e incluso siendo campeón con el Guadalajara y un torneo más adelante campeón de goleo de la liga, pero también con innumerables episodios de fricción con la directiva en cada periodo de transferencias siempre señalando sus ganas de salir para jugar en Europa. Su contrato acabó y se iría de manera libre al Deportivo La Coruña.

Bravo terminaría fracasando en Europa anotando solamente un gol y en 6 meses regresó al fútbol mexicano con los Tigres, dónde no pudo anotar e incluso, en un juego contra Chivas le anularon un gol que dicho sea de paso, gritó a todo pulmón. Bravo terminaría regresando a Chivas seis meses después, pero en el equipo ya había un joven jugador que comenzaba a destacar anotando goles y supliendo la salida de Bravo un año atrás: Javier ‘Chicharito’ Hernández.

Mientras Chicharito se convertía en el referente del equipo con sus goles y eventualmente campeón de goleo en el Bicentenario 2010, a Bravo le costaba muchísimo anotar y berrinches como aquel en la conferencia de prensa dónde Javier Hernández era presentado como nuevo jugador del Manchester United, Bravo salió inmediatamente del salón mostrando su enfado y unos días más adelante cuando salió de cambio en un juego contra Morelia se negó a quedarse en la banca lo cual fue sancionado por la directiva. Con la salida de Chicharito a selección, Bravo se reencontró con el gol en aquella Libertadores del 2010 dónde fue un jugador clave para llegar a la final, sin embargo pronto terminaría yéndose del Guadalajara para partir a la MLS con el Kansas City a finales del 2010.

Unos años después, Bravo fracasaría en Cruz Azul y llegó en préstamo al Atlas, el rival odiado de la ciudad en el 2013 por un año, y a pesar de ser amenazado de muerte por la nefasta barra 51, pronto se convertiría en un referente del equipo rojinegro tras el festejarnos un gol en un amistoso, y durante ese año donde el Atlas peleaba por no descender, Bravo se ganó el cariño de la afición incluso haciendo las señales de la barra atlista hasta que en junio de ese año, se anunciaría que Bravo regresaría al Guadalajara al concluir el préstamo con los rojinegros, lo cual motivó declaraciones dónde Bravo manifestaba estar a gusto en el Atlas pero el destino estaba marcado y Bravo regresó a Chivas para su tercera etapa dentro del club que lo vio nacer. Tras torneos mediocres en cuanto a productividad, Bravo tuvo un gran Apertura 2015 dónde anotó 10 goles, su mejor torneo desde el Clausura 2008, pero Bravo siendo capitán y constantemente señalado como un jugador ‘grillo’ que presionaba en exceso a los jóvenes con sus constantes regaños en el terreno de juego, sin contar el último episodio dónde Michel Vázquez (de manera muy poco ética) reveló conversaciones con Bravo sobre el reparto de primas por la clasificación de Chivas a la liguilla tras concluir el Clausura 2016.

Bravo se va de Chivas a un equipo de la NASL, la segunda liga en la pirámide del fútbol estadounidense para culminar su carrera. Omar se ganó con sus goles y su juego su lugar en la historia del Guadalajara, pero en la opinión de varios aficionados de Chivas (incluyéndome), lo veremos como ese jugador que tuvo todo para ser un ídolo del Club, sin embargo, por sus actitudes, no lo fue.

FOTO: CHIVAS

1 Comment on "Omar Bravo: El ídolo que no fue"

  1. Me parece que algunas de las reacciones de Bravo fueron motivadas por las puestas de pie que le hizo la directiva en varias ocasiones, pero sí, es cierto que pudo ser un futbolista con mayor reconocimiento y que pudo ganarse el cariño generalizado e incondicional de la afición, tan solo teniendo otra actitud.

    Ni modo, no cualquiera tiene la madera de un Ramón Morales, ídolo a pesar de los sabotajes que sufrió.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*