¡Oh, Chivas!

Pocos entienden esta pasión
y como disfruto esta emoción.
Casi junto al tiro de esquina,
dejo mi voz que no desafina.

Mi garganta cantando les pide,
un gol aplazado nos lo impide.
Entre brincos, cánticos y aplausos
pasa tu Historia llena de halagos,
hemos pasado victorias y fracasos,
más nunca pierdo la fe en estadios.

¡Oh, Rebaño! eres un sentimiento
que me hace Chiva de nacimiento,
me haces vibrar y contener el llanto,
cada que: “Daleee Rebaño”, yo canto.

Me aferro a la bandera que postra
tus hermosos colores que muestra,
Tu Grandeza es real, pura y eterna,
que ninguna televisión te la inventa,
deja que se vayan los de ocasión
que para eso estamos los de corazón,
deja que sigan las burlas y la envidia,
que callarían si conocieran tu osadía.

Vivo atrapado con tu glorioso nombre
como nunca se ha visto a otro hombre,
eres la magia que alimenta mi alma
cuando le llega una copa y la calma.
Estoy trepado en tu Historia infinita,
que la felicidad, ni una derrota la quita.
Abrazado a mí llevo tu jersey rayado,
que parece lo llevo en la piel tatuado.

Codo a codo, levantamos todos las manos
compartiendo el sentimiento de hermanos,
en tu nombre es donde siempre olvidamos,
lo que con fuerza a tu amor nos sumamos.

Tu cancha es el sueño de muchos
y a donde vayas querrán opacarte,
pero no saben que los mexicanos
para jugar lo hacemos con arte.

Aquí en la tribuna nace mi locura
y la insaciable sed de alentarte,
te apoyo alegre y con frescura,
esperando ganarle al oponente.
Desbordas de sueños mi mente
y siempre te apoyaré fielmente.
En la cancha haces que despierte
un escenario implacable y ardiente.

Si habremos tocado la gloria
fue porque nos llevaste a ella,
y aquí nos tienes llenos de euforia
con el apoyo de tanta mujer bella.

Infinita Grandeza yo te declamo,
que al Deportivo es al que yo amo…
Víctor Hernández

Be the first to comment on "¡Oh, Chivas!"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*