“Política y Fútbol”

Parecen dos temas muy diferentes, pero los dos tienen similitudes. Ambos conceptos son ambiguos. Tanto en la Política como en el Fútbol, se despierta mucha pasión cuando se habla sobre ellos. La Política tiene a sus simpatizantes. El Fútbol a sus aficionados. Cada uno tiene su color y su ideología definida. Ambas se defienden a muerte. La Política no está peleada con el Fútbol, se consideran parte del mismo espectáculo…

Algunos políticos, durante sus campañas en los procesos electorales, no muestran sus colores futboleros. Suelen visitar a los diferentes Equipos, para hacer promoción de sus propuestas a favor del Deporte. Pero una vez en sus puestos de mando, demuestran sus colores verdaderos.

Se ha sabido de muchos políticos que apoyan al Equipo contra el que hoy jugará Chivas. El Club Toluca ha sido un equipo, del cual varios políticos son aficionados y simpatizantes.

El precursor de esto, fue el ex presidente Adolfo López Mateos quien en su tiempo decía: “el priísmo apoya al Club Deportivo Toluca”. Sus palabras siguen prevaleciendo, no están lejos de la realidad actual. El grupo ‘Atlacomulco’, que tenía como líder a Carlos Hank González, se consideraba parte de esa ‘perra brava’, –quizá en alusión de algunos políticos–. Una vez se pudo ver a Arturo Montiel, ex gobernador que se enriqueció gracias al Estado de México, adentrarse en la grada de la Perra Brava, tal como se ve en la foto del grupo de animación de los Diablos Rojos y, como lo marca su ritual, se despojó de su camisa para alentar a su equipo tras un gol a favor. Así mismo se ha visto en los palcos al actual gobernador Eruviel Ávila, quien sigue la tradición llevando puesta la chamarra del Club Toluca. Aquel día de diciembre de 2012, el gobernador homenajeó a Nemesio Díez Regino (QEPD), a quien el Presidente López Mateos le intimidó a comprar al equipo. “Compartimos los valores del equipo y tienen en el gobierno a un aliado”, dijo Eruviel, incluso su actual gobierno da publicidad a la revista del Club. Por su parte, el “mandatario” del país, Enrique Peña Nieto, a través de su cuenta de Twitter, ha dejado ver sus colores mexiquenses. Aunque alguna vez externó que era americanista. Hoy se ha dejado mostrar con las mismas chamarras que otorga el Toluca. También se le ha visto acudir a la Bombonera, para ver partidos de los Diablos y así dar entrevistas hablando del éxito del club y de su “mandato”, hace unos días se le vio festejando su cumpleaños, tirándole un penal a Talavera, mismo que dejó meterse el gol.

El Deportivo Toluca es un club que ha estado relacionado con el poder político del PRI. El único partido político que ha sido gobernado por amigos y familiares en el Estado de México, lleno de tanta corrupción. En 1917 se fundó el Club Toluca y el primer gobernador emanado del Partido Revolucionario Institucional, ascendió al poder en 1925.

¡Pero al Diablo… con los políticos, con el Toluca y de paso… con Sambueza!

Chivas no necesita de ningún político ni de extranjeros, para alcanzar popularidad. En todo caso, los políticos son los que deberían acercarse a una legítima grandeza para darse rating. Sí un político quisiera tener asegurado por lo menos 40 millones de votos, sin pensarlo se anunciaría Rojiblanco de corazón. Pero hasta el momento no se sabe de algún político a favor de Chivas y aunque lo hubiera, eso la verdad, no nos hace falta…

Entre 111 años del Guadalajara y 100 del Toluca; no sólo hay 11 años de diferencia. Existen muchas cosas que podrían salir a flote para evidenciar tanta desigualdad entre un Equipo Nacional, Popular y Querido, con un equipo mexiquense desconocido…

Chivas no ha necesitado de la política para saber llegar a los corazones y a la credibilidad de sus aficionados, no necesita que le acarreen gente a sus estadios. La política, cada vez pierde más credibilidad. El fútbol, cada vez gana más aficionados pensantes, por eso la mayoría está con Chivas.

Aquí, en estas últimas líneas, desprendo la entrada de este artículo. El Fútbol no tiene nada que ver con la política aunque se intente mezclar de la forma que sea. La política sirve para deprimirse. El fútbol sirve para alegrarse y con esta gran diferencia, supera todas las semejanzas que se pudieran dar. Toluca necesita de sus políticos. Y Chivas necesita de su gente. Si le vas al Toluca, pasa por tu despensa y vete…

Sí un político demuestra sus colores futboleros. No veo nada malo que un periódico o un periodista, demuestre sus sentimientos, expresados en Letras Rojiblancas…

Dime por quién votas y te diré a quién le vas…

¡Hoy gana el Movimiento Rojiblanco, na, na, na, na, na!

Be the first to comment on "“Política y Fútbol”"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*