Un partido especial para la “Chofis”

Si no pasa nada raro, Javier Eduardo López, vivirá este domingo su primer partido como titular ante el equipo de su ciudad, el Santos Laguna.

El nacido en Torreón ha manifestado en más de una ocasión su admiración por el equipo lagunero, López creció viendo a jugadores de la talla de Daniel Ludueña, Fernando Arce, Rodrigo “Pony” Ruiz, Oswaldo Sánchez, y Oribe Peralta; no era para menos.

Pero la realidad de López hoy está en el Guadalajara, y en este momento tiene toda la confianza de Matías Almeyda. El diez del “Rebaño” es uno de los responsables de crear ocasiones de gol para sus compañeros, hasta la fecha ha estado a la altura de la encomienda y cada partido que pasa parece que juega mejor.

Desde que lo vi jugar con la Sub-17 supe que vería a López en el primer equipo, siendo titular, dando pases para gol, y anotándolos también. Lo que no sabía era que tardaría tanto en llegar el momento. Pasaron infinidad de técnicos, el club se metió en problemas de descenso, y la paciencia para los jóvenes fue poca.

La carrera de un futbolista es muy breve, y cada temporada que pasa pesa mucho cuando no estás consolidado en Primera División. A López se le estaba yendo la vida en la Sub-20 y en la Segunda Premier, y con un técnico tan defensivo como el “Chepo”, quien no juega con enganche, la esperanza de salir del hoyo era nula.

El día que se hizo oficial la contratación de Matías Almeyda, una de las primeras cosas que hice fue buscar cómo le gusta acomodar a sus equipos, quería ver si jugaba con un creativo, porque no podía llegar un técnico que siguiera desperdiciando a la “Chofis”.

Para fortuna de todos, el “Pelado” sí juega con un diez, y desde el día uno vio en López algo especial. Poco a poco comenzó a ganarse minutos de juego, hasta que un día le mostró al mundo lo que es capaz de hacer, despedazó a la defensa del Monterrey, la dejó en ridículo.

Para López, queda mucho camino por recorrer en el ámbito del futbol, pero el mensaje se entendió fuerte y claro.

Más allá del trabajo duro, la constancia, y la disciplina, también se necesita un poco de suerte para salir adelante. De no haber llegado Almeyda al equipo, es muy probable que López estuviera todavía relegado en algún equipo de Segunda División. El destino le sonrió al de Torreón.

Este domingo en la cancha del Estadio Chivas, López no sólo jugará contra el equipo de su ciudad, al que admiró y animó en las tribunas cuando era niño. También tendrá la oportunidad de mostrarle a José Manuel de la Torre que cometió un error al no darle más oportunidades. La dulce revancha para la “Chofis” puede llegar con pases y goles, pero si llegan acompañados de una victoria, la obra estará completa.

Foto: Chivas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *