Fracaso… no hay más.

Chivas comenzó rápido con dinamismo y con ganas de sorprender al conjunto japonés y lo logró, justo al minuto 3 con una gran jugada individual del ‘Cone’ Brizuela que se quitó a Yamamoto con un autopase y mandó un centro preciso para Zaldívar que remató de cabeza a contrapíe del arquero que no pudo sacarla, Chivas se iba 1-0 arriba muy temprano en el marcador.

Tras el frenético inicio del Rebaño, el Kashima niveló las cosas por ahí del minuto 15 gracias a la presión alta y también se volvió bastante ríspido también gracias a la ineptitud del árbitro etíope que sacó una amarilla barata a Jair pero no sancionó de la misma manera una dura patada del Kashima sobre Brizuela. Chivas retomó el control por ahí del minuto 35, los japoneses sufrían bastante con las transiciones sobre todo cuando perdían el balón en media cancha, casi caía el segundo en un rebote que le quedó a Zaldívar en el área pero Sun Tae tuvo una excelente reacción evitando el gol, ya en tiempo de compensación la Chofis López recuperó un despeje errante del arquero y cedió a Orbelín que le pegó en la media luna pero su disparo pegó en el travesaño.

En el segundo tiempo y como lo vimos a lo largo del torneo, vendría el balde de agua helada, Kashima hizo un gran contragolpe que inició el arquero y con Marín y Van Rankin mal parados, Nagaki empató el partido tras una diagonal simple. Desgraciadamente al minuto 69 Michael Pérez cometió un penal y Serginho lo cobró de buena manera engañando a Gudiño para ponernos abajo 2-1, el clásico colapso chiva en segundos tiempos haciendo su aparición en el mundial de clubes.

Chivas se desesperó y dejó espacios, tampoco fue capaz de generar peligro como lo hizo en el primer tiempo pero los japoneses ahora sí fueron claros y Abe liquidó a Chivas al 83 con un golazo, los japoneses incluso estuvieron cerca del cuarto pero Gudiño hizo una buena atajada, en compensación Godínez tuvo el segundo con un remate picado pero el arquero la sacó justo en la línea, después el VAR dio un penal favorable a Chivas que Pulido cobró pero el arquero atajó dando rebote y en el contrarremate entre Pulido y los defensas la pelota fue al fondo de las redes para poner el 3-2, hubo una última en un tiro de esquina pero la derrota se consumó.

Lo de hoy no nos engañemos, fue un fracaso y fue lo mismo de todo el año, Chivas dando un muy buen primer tiempo donde se pudo ir con más de un gol de ventaja y en el segundo tiempo el equipo se cae y se da el colapso al que ya nos hemos acostumbrado desgraciadamente. Lo que duele es que hoy se dejó ir una oportunidad histórica para el equipo que nunca había tenido (y ojalá la vuelva a tener en el futuro cercano) y por el ego de una directiva mediocre, un plantel corto que también acusó bajas de juego individuales y un DT que simplemente le faltan los centavos para el peso en los momentos importantes, se dejó ir. Ojalá los refuerzos que vienen el próximo torneo y que no haya salidas clave ayuden la situación de un equipo que pasó de ser contendiente a ser un equipo que sólo aspira a competir los partidos y ya sabemos lo que vendrá, los mensajes esperanzadores de Higuera y Amaury Vergara sobre el futuro cuando se trata de un equipo que siempre debe preocuparse por ganar en el presente. Pero lo inmediato, falta un partido en el Mundial de Clubes donde sólo queda evitar hacer otro ridículo.

Chivas: Raúl Gudiño, Josecarlos Van Rankin, Jair Pereira, Hedgardo Marín, Miguel Ponce, Michael Pérez, Orbelín Pineda (JJ Godínez), Isaac Brizuela, Eduardo López (Gael Sandoval al 70), Alan Pulido y Ángel Zaldívar.

Kashima: Kwoun Sun Tae, Uchida, Seung.Hyun, Shoji, Yamamoto, Endo, Nagaki, Leo, Doi, Serginho y Leandro (Abe al 46).

Be the first to comment on "Fracaso… no hay más."

Leave a comment

Your email address will not be published.


*