Un final apropiado a un torneo triste

Varios cambios hizo Cardozo prescindiendo de muchos de los titulares habituales y con una alineación alternativa para cerrar el torneo en un partido donde Chivas ya no se jugó nada. Los chiquitines tomaron la posesión de la pelota en el inicio del partido sin hacer tampoco mucho para atacar, jugándose en un ritmo demasiado lento y desangelado, hasta el minuto 24 que el Monterrey amarillo generó una de peligro con un disparo de Aquino que atajó Gudiño dejándole el rebote a Gignac quien le pegó mal afortunadamente, el Rebaño contestó unos minutos después con un disparo de media distancia de Ponce que Nahuel mandó a córner.

Conforme pasaron los minutos Chivas se empezó a sentir más cómodo y atacó aunque fuese en latigazos, pero siendo un poco mñas claro, en un balón filtrado Van Rankin se incorporó al ataque pero se fue trastabillando cuando iba a encarar a Nahuel y punteó la pelota de manera deficiente contra el arquero chiquitín para evitar el gol, Orbelín desgraciadamente tuvo que salir por lesión antes del medio tiempo.

En el segundo tiempo Chivas fue un poco más agresivo pero menos claro, la primera de peligro la tuvo de nuevo la visita con un balón filtrado que dejó al mal perdedor llorón de Edu Vargas mano a mano contra Gudiño pero el arquero rojiblanco salió a tiempo y le quitó el gol, de nuevo el Monterrey amarillo estuvo cerca con un desborde de Pizarro que le dejó casi medio gol a Gignac pero Basulto se anticipó de manera correcta y Salcido en el que posiblemente fue su último partido en el Estadio Akron, complementó con un buen despeje.

En un tiro de esquina los chiquitines estuvieron cerca de anotar de nuevo con un cabezazo de Hugo Ayala en un córner pero Gudiño hizo un atajadón para evitar el gol, al partido no le pasaba nada y parecía que se iba 0-0,  tras un balón que perdió Salcido en medio campo, el Chaka Rodríguez sacó un disparo de larga distancia muy potente, pero al centro y Gudiño se lo comió por completo para poner el 1-0 definitivo para el Monterrey amarillo.

Un partido de trámite que al final fue un reflejo de todo lo que pasó en el torneo, con un Chivas que cayó en casa como ha sido una costumbre los últimos 3 torneos, un torneo para el olvido donde justamente la nula producción en casa terminó hundiendo al Rebaño que ahora tendrá que empezar a planear el próximo torneo de Liga pero antes, el Mundial de Clubes, donde el equipo pasará prácticamente 3 semanas sin un partido de competencia como preparación al torneo en Emiratos Árabes. Sólo queda esperar.

Guadalajara: Raúl Gudiño, Josecarlos Van Rankin, Miguel Basulto, Carlos Salcido, Hedgardo Marín, Miguel Ponce, Orbelín Pineda (Isaac Brizuela al 41), Alan Cervantes, Michael Pérez, Eduardo López (Ángel Zaldívar al 66) y Jesús Godínez (Alan Pulido al 82).

Tigres: Nahuel Guzmán, Israel Jiménez (Luis Rodríguez al 70), Hugo Ayala, Francisco Meza, Jair Díaz, Rafael Carioca, Raúl Torres (Enner Valencia al 46), Guido Pizarro, Javier Aquino, Eduardo Vargas (Jurgen Damm al 70) y Andre Pierre Gignac.

Be the first to comment on "Un final apropiado a un torneo triste"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*