Un empate inútil

Chivas repitió el once titular que perdió ante Morelia la semana pasada, tratando de lograr la victoria que todavía nos aferre a no quedar fuera de la pelea de los puestos de Liguilla. No pasaba nada en el inicio del partido, jugado bajo una tenue lluvia en el Cuauhtémoc cuando justo al minuto 6, el arquero uruguayo Vikonis cedió una pelota a Arreola que se vio francamente muy pendejo y Brizuela le robó la pelota dándole el balón a Pulido quien definió sobre la salida de Vikonis por entre las piernas para poner el 1-0.

 

Chivas encontró el segundo justo al minuto 10 en un tiro de esquina que remató de cabeza Jair Pereira solo en el área, el balón en su camino al arco fue desviado por Chumacero y terminó entrando al fondo de la red, el gol fue confirmado por el VAR ya que los Camoteros protestaron un posible fuera de lugar de Brizuela pero al no intervenir, el gol se dio por bueno. El Rebaño casi anotó el tercero con un gran recorte de Brizuela sobre Arreola pero Vikonis esta vez mandó a tiro de esquina, Guadalajara era el absoluto dominador del partido, pero Puebla también tuvo una vía Cavalini pero el canadiense mandó su disparo afuera tras un desvío de Pereira, no hubo más y nos fuimos al descanso con la ventaja provisional de 2-0.

 

El segundo tiempo empezó mal, Puebla descontó al 50 en un tiro de esquina con un remate de Fernández prácticamente con la cadera le rebotó la pelota, el balón dio en el poste y en el contrarremate, Robles sacó un cañonazo imposible para Gudiño, el Rebaño siguió mostrando debilidad defensiva con una descolgada que Cavalini finalizó con un disparo potente buscando el ángulo pero Gudiño hizo una gran atajada a mano cambiada para ir al córner, seguimos sufriendo y mucho, casi venía el empate con un balón peinado de Robles y Orbelín al intentar agacharse tocó el balón pero afortunadamente la pelota pegó en el poste hacia afuera evitando el autogol. 

Puebla empató al 60 en un tiro libre con un disparo de Arreola clareando la barrera y superando la estirada de Gudiño para poner el 2-2, el colapso se había consumado. El partido todavía se complicó aún más cuando tras una falta de Pulido que originalmente había sido tarjeta amarilla, el árbitro revisó la jugada mediante el VAR y terminó sacándole la roja a Alan Pulido por ir con los tacos por delante al tobillo, totalmente accidental, pero reglamentaria desgraciadamente. Tras quedarnos con uno menos, Cardozo decidió tirar el camión metiendo a Ponce y de Luna para pasar a jugar con 3 centrales, Puebla también comenzó a quedarse sin ideas bombardeando el área de centros, la más peligrosa fue una al 84 que Acuña pateó con potencia a primer palo pero Gudiño atajó bien mandando a córner, en compensación Tabó casi anota el tercero pero Gudiño hizo otra gran atajada, Chivas acabó pidiendo la hora en un tira-tira en la última jugada del partido, empatando de milagro.

 

De nuevo, la misma historia de Chivas de dar una media hora buena de juego y el resto del partido sufrir, en esta ocasión el rival ni siquiera fue que llegara poco como en otras ocasiones, Cardozo no corrige en el segundo tiempo ya una vez que el rival hizo sus ajustes lo cual ha pasado semana a semana y hoy Gudiño fue el hombre del partido con al menos 5 atajadas importantes para mantener al Guadalajara en un partido que bien pudo perder, pero para efectos prácticos, el empate prácticamente liquida a Chivas en sus posibilidades de Liguilla, por lo que ahora debe enfrentar los dos partidos que le restan simplemente para cerrar ‘decorosamente’ y empezar a planear el mundial de clubes.

Chivas: Raúl Gudiño, Josecarlos Van Rankin, Jair Pereira, Hedgardo Marín, Edwin Hernández (Miguel Ponce al 72), Fernando Beltrán (Alan Cervantes al 88), Orbelín Pineda, Isaac Brizuela, Gael Sandoval (Mario de Luna al 72), Alan Pulido y Ángel Zaldívar.

Puebla: Nicolás Vikonis, Daniel Arreola, Diego Cruz, Alonso Zamora, Vladimir Loroña (Francisco Acuña al 70), Alejandro Chumacero, Jorge Espericueta (Félix Micolta al 30), Luis Robles, Omar Fernández, Christian Tabó y Lucas Cavallini.

Be the first to comment on "Un empate inútil"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*