Un desastre más

Tras días difíciles, el balón volvió a rodar esta tarde en el Estadio Chivas, en el once inicial Almeyda no mandó sorpresas y la única modificación al cuadro que jugó ante Pachuca y Pumas sólo fue la de Carlos Salcido por la lesión que mantuvo a Jair Pereira fuera del encuentro, pero destacó el hecho de que Alan Pulido ya pudiera salir a la banca tras una larga lesión. La primera de peligro la tuvo el Rebaño justo al minuto 2 con un desborde de Carlos Fierro que mandó un centro raso pero Zaldívar no pudo cerrar la pinza a primer palo y un defensor licántropo mandó a córner, los visitantes contestaron en un saque de banda, tras un balón peinado Escoto la recibió libre en el área y le pegó de volea dejando parado a Cota pero su disparo pegó en el palo, salvándonos del primero y quedando de forma evidente, que Lobos como ha sido una constante hasta ahora que no iban a salir a encerrarse y salieron a atacar al Rebaño. Desgraciadamente al 22 Lobos atacando por la banda de la derecha de Chivas, un desborde de Tercero sirvió para meterse al área y tras un desvío defensivo, el Aris no pudo sacar el balón y Advíncula cerró la pinza para poner a los licántropos en el marcador.

Chivas se seguía viendo mal, sin ideas para poder generar peligro y en un balón robado en medio campo, Lobos generó un contragolpe que acabó con un mano a mano de Escoto contra Cota, el arquero rojiblanco se pudo imponer pero el rebote le volvió a caer al atacante licántropo y con una angustiosa barrida de Salcido evitó el segundo gol, y en la última jugada en un contragolpe de Lobos, un centro que cerraba un atacante a segundo palo el Gallito puso el susto al cortar el balón y angustiosamente mandarlo a tiro de esquina evitando un autogol. De los peores 45 minutos de la era Matías Almeyda, la diferencia es que el rival no nos la cobró como debió ser pero bien se pudo ir al descanso con el juego definido, el Rebaño fue tan inoperante que ni un tiro al arco fue capaz de tener.

Con el reinicio, Almeyda decidió dar ingreso a Godínez y a Pulido quien regresó de su lesión, el regreso del 9 rojiblanco fue evidente ya que el Rebaño poco a poco fue llegando al arco rival, generando varias opciones de peligro, Pulido tuvo una mano a mano con Villalpando pero su remate fue bombeado y lejos del arco licántropo, después Pulido volvió a tener otra clara pero se le alargó la pelota y su remate fue malo, perdiéndose otra clara de peligro. El empate llegó 6 minutos de iniciado el segundo tiempo, en un cobro de tiro de esquina, Rodolfo Pizarro recibió el balón al borde del área y desde ahí sacó un riflazo impresionante que se coló al ángulo dejando parado a Villalpando para empatar. Después el Guadalajara siguió atacando para buscar ese segundo gol pero no llegó, primero con un remate de palomita de Pulido directo a las manos del arquero y después el mismo Pulido probó suerte con un disparo que desgraciadamente no fue con dirección de gol, Lobos al verse rebasado modificó y estuvo cerca de anotar el segundo con un ataque del traidor Maza Rodríguez pero su disparo pasó apenas cruzado fuera del arco de Cota.

Chivas perdió el momento anímico y táctico del juego y Lobos volvió a retomar el control del juego, y a 5 minutos del final un balón servido por Carlos Morales le llegó a Amauri Escoto fuera del área y sobre una muy tímida marca de Alanís, remató de chilena en la media luna y su remate fue muy potente venciendo la estirada de Cota para anotar el segundo, el remate no fue tan angulado pero la potencia y el factor sorpresa fueron cruciales para que Cota no pudiera llegar aunque claro que habrá quien lo culpe. Chivas se volcó desesperadamente al ataque pero no generó mayor peligro y cargó con una derrota más que básicamente, nos deja lejos de la liguilla y nos hace decir que el torneo se ha ido.

La palabra fatal no puede describir de forma correcta la primera mitad, donde nos pasaron por encima, el segundo tiempo se mejoró con el ingreso de Pulido quien si bien no estuvo fino, su movilidad fue suficiente para generar bastante peligro por 25 minutos, el problema es que el equipo se ve apático y bajo de forma salvo algunas excepciones como Rodolfo Pizarro quien generó varias de peligro para el mismo Pulido, pero el equipo ya no tiene la excusa de la falta de pretemporada para justificar lo que hasta ahora, ha sido un torneo decepcionante. Almeyda deberá aprender la lección para reforzarse sí o sí el siguiente torneo y no caer en el discurso de que la cantera debe ser nuestra única fuente de jugadores como ya lo hizo este semestre, es un buen DT que ha revivido a Chivas de su crisis, pero también deberá exigírsele no caer en relajaciones con la planeación del plantel. Ahora se viene un juego muy difícil en el Volcán contra Tigres, y la única reacción que podemos tener es ‘que Dios nos agarre confesados’.

Chivas: Rodolfo Cota, Jesús Sánchez, Oswaldo Alanís, Carlos Salcido, Edwin Hernández, Michael Pérez, José Juan Vázquez (Jesús Godínez al 46), Eduardo López, Rodolfo Pizarro, Carlos Fierro (Alan Pulido al 46) y Ángel Zaldívar (Orbelín Pineda al 69).

Lobos: Jorge Villalpando, César Cercado, Francisco Javier Rodríguez, Heriberto Olvera (Carlos Adrián Morales al 73), Luis Advíncula, Eduardo Tercero, Pedro Aquino (Carlos Treviño al 75), Juan Carlos Medina, Jonathan Fabbro, Amaury Escoto y Emanuel Herrera (Diego Jiménez al 65).

Be the first to comment on "Un desastre más"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*