Es momento de hablar de Carlos Fierro

Referirnos a Carlos Fierro es referirnos a la fidelidad al Guadalajara. El “Güero” ha estado toda su vida de jugador en este club: desde su debut en Primera División en 2011 cuando solo tenía 17 años. Desde entonces, el originario de Sinaloa ha tenido participación con la escuadra principal del Guadalajara y, vaya, no se rinde.

Fierro, siempre corriendo, siempre buscando la pelota y la oportunidad de gol, se destaca como uno de los jugadores más perseverantes del conjunto que dirige Almeyda. No cabe duda que es uno de los delanteros más movidos, y para esto basta recordar su destacada participación con la Selección Mexicana Sub-17.

Con Guadalajara, tardó un año para lograr su primera anotación. Fue en 2012 cuando marcó su primer gol en la Liga MX. En el torneo de Apertura de ese año, el “Güero” jugó 10 partidos y cuatro como titular; aquí parecía que Carlitos Fierro estaba listo para ser la figura más importante del equipo, y sin embargo, no fue así.

Para el Clausura del 2013, Fierro reportó lesiones que le dejaron fuera de casi todo el torneo, por lo que la buena racha que arrastraba del año anterior terminó. Jugó menos de 200 minutos en ese torneo y tuvo que esperar hasta el Apertura del 2013 para seguir dejando su marca en el Guadalajara,

Y vaya que lo logró, pues en ese torneo y en el que siguió (Clausura 2014), Carlos Fierro vio más acción en la cancha que nunca antes. En el primero jugó 14 partidos, con un total de mil 063 minutos, mientras que en el Clausura, Fierro completó un tiempo de mil 281 minutos dentro de la cancha tras haber participado en 16 partidos del Guadalajara.

Para el siguiente año, Fierro mantuvo esa constancia de juego. Quizás no sumó tantos minutos en las canchas como en el 2014, pero siguió siendo una parte esencial de la escuadra, que ya para entonces era dirigida por Matías Almeyda.

Después se vino un cambio importante: Fierro se fue prestado al Querétaro por un año porque el Pelado consideró que podía aprender cosas fuera de Guadalajara. Con los Gallos Blancos, el sinaloense vio acción por casi mil 500 minutos en 22 partidos de la Liga MX. Durante este tiempo, en la capital de Jalisco se escuchó poco sobre él. Sin embargo, debió aprender lo que necesitaba en Querétaro pues Almeyda aprobó su regreso a inicios de este años.

Así, Fierro comenzó una vez más a luchar por su lugar en el cuadro principal del Guadalajara. Destacó en su regreso durante el torneo de Copa MX y se hizo un espacio para la Liga. El “Güero”, con el recuerdo de su hermano mayor, demuestra una gran persistencia y, ahora a sus 23 años sigue peleando por demostrar que está hecho, precisamente, para representar desde el frente al Guadalajara.

Este pequeño momento de mi vida se llama felicidad🔴⚪️ #solomexicanos TE AMO CHIVAS 😍 #la12 #doblete

Una publicación compartida de C.Fierro (@werof) el

Be the first to comment on "Es momento de hablar de Carlos Fierro"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*