¡La doceava ha llegado!

Diez años y medio de espera, de sinsabores, de quedarse en la orilla, pero hoy, 28 de mayo de 2017 vivirá por siempre en la historia del Club Deportivo Guadalajara, como el día que logramos el doceavo título, consolidando el doblete de Copa y Liga así como también, lograr una noche mágica en el Estadio Chivas, el primer título conseguido en nuestro estadio, cerrando el círculo.

Como es costumbre, Almeyda modificó su once titular con Jair Pereira yendo de inicio en lugar de Michael Pérez, por lo cual Carlos Salcido inició de contención, Pereira tuvo la tarea de tomar la marca personal de Gignac. Empezó el juego como toda buena final, bastante tenso, con Tigres siendo el equipo que estaba tratando de imponer condiciones mientras que del lado rojiblanco se palpó cierto nerviosismo, sobre todo en un mal pase en zona de seguridad que por poco deja a Damm mano a mano con Cota quien salió a tiempo para evitar mayor complicación, pero Chivas se sacó los nervios al minuto 17, en un pase larguísimo de Oswaldo Alanís que le quedó justo a Pulido quien le ganó la espalda a Juninho y le pegó de volea a segundo palo, abajo donde Nahuel no pudo llegar ¡GOLAZO! Chivas volvía a ponerse arriba en el marcador.

Tigres insistió sobre todo por la banda izquierda nuestra, con el duelo Damm ante el Aris, mientras que Chivas como en la ida, comenzó a esperar atrás para tratar de cazar en algún contragolpe, Tigres tomó el control territorial jugando cerca de nuestra área pero sin tampoco ser muy claro de ideas, Chivas volvió a intentar el segundo con un desborde de Pizarro que controló con problemas Pulido y le dejó la pelota del otro lado a Calderón que se tardó en disparar provocando que un defensor felino cerrara para evitar el segundo. Al 35 Cota en un balón de seguridad, controló mal un balón arriesgándolo demasiado y Gignac fue a presionarlo, por poco perdiendo el balón pero Cota se pudo recomponer para quedarse con la de gajos. Tigres siguió insistiendo, en una triangulación por el centro, Dueñas estuvo cerca de empatar pero una intervención providencial del Chapo evitó el peligro mandando a córner, yéndonos al descanso con la mínima ventaja. Buenos primeros 45 minutos de Chivas con un impecable trabajo defensivo y siendo peligroso en ataque cuando se lo propuso.

En el segundo tiempo Tigres sabiéndose contra las cuerdas comenzó con todo al ataque, la primera de peligro llegó en un balón filtrado donde Sosa le ganó a Salcido y Cota salió de manera atinada para evitar el empate.  Chivas comenzó a dominar y tener la pelota en cancha felina, Tigres se vio desarticulado sin poder hilar pases seguidos y Chivas comenzó a jugar con la desesperación de los visitantes, aunque tampoco estaban muertos y nos recordaron con una buena jugada de Aquino que por primera vez en la tarde le ganó la espalda al Chapo pero tras poner diagonal, Gignac elevó su disparo arriba del arco aunque también pareció ser desviado por Alanís. Chivas siguió atacando con orden, en un balón por derecha que peleó Fierro hasta el último, mandó centro rechazado por un defensor y el Gallo Vázquez de fuera del área le pegó como venía, el balón fue desviado por un defensor felino dejando fuera de combate a Nahuel, la pelota pegó en el poste y angustiosamente se paseó por la línea… pero entró.

¡GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL! 2-0 al 69.

Tigres comenzó a dar muestras de perder la cabeza, principalmente Gignac y Nahuel que reclamaban de más y buscando pleito en cualquier roce, poniendo a trabajar al árbitro Luis Enrique Santander mientras que el estadio ahora sí, siendo una auténtica fortaleza, con todos los aficionados cantando y disfrutando de manera impresionante, provocando por momentos, un ambiente ensordecedor al punto que ni los narradores era posible de escuchar en la transmisión televisiva. Tigres siguió atacando más con ganas que con idea, desesperándose y provocando algunos connatos de bronca y cayendo en la marrullería, pero Tigres no estaba muerto y al 88, Sosa hizo un jugador en una media vuelta y disparó de media distancia raso, a segundo poste para vencer a Cota. A sufrir. Comenzaron los minutos más largos para cualquier aficionado chiva, vinieron los balones largos a la desesperada, Jair Pereira en un intento de despeje pateó a Sosa salvándose de un penal que bien pudo marcar Santander… pero no dio tiempo para más… ¡CAMPEONES!

Se podrá decir mucho sobre el penal no marcado al final y seguramente será la narrativa de algunos genios de la prensa, pero Chivas mereció este título, pasaron años tristes, de pelear descenso, de vernos en lo más bajo, de ver a uno de nuestros odiados rivales rebasarnos en títulos y de pronto, llegó Matías Almeyda, un entrenador argentino del que nuestra informadísima prensa deportiva presentó como el que iba a terminar de hundirnos en el descenso y se burlaron cuando dijo ‘vengo a levantar a un gigante’… y lo hizo. Por eso, sólo puedo decirle: ¡GRACIAS MATÍAS!

Tantas cosas que decir y tan poco espacio, solo me queda agradecerles a los jugadores, quienes al fin de temporada regular parecían agotados física y futbolísticamente, en esta liguilla TODOS se mataron en la raya, en especial:

Alan Pulido: Seré honesto. Te cuestioné cuando se manejaba tu nombre, no me gustaba la idea de que llegaras. Te consideré sobrevalorado incluso. Me has callado la boca. Te mataste por estos colores, tu esfuerzo esta noche y la forma en la que celebraste nunca se me va a olvidar. Muchas gracias…. Y también Juan López Flores (uno de mis críticos más asiduos cuando escribo), tenías razón respecto a Pulido.

Rodolfo Pizarro: Llegaste con gran cartel este torneo, dijiste que venías a ser campeón y lo lograste. Tu talento y tu esfuerzo ha sido importantísimo en esta liguilla. Gracias.

Carlos Salcido: Recuerdo hace 10 años y medio, celebrabas desde Holanda la onceava estrella y cuando te coronaste con el PSV ese mismo año, recuerdo perfecto que dijiste ‘Lo único que me pesa es no haber sido campeón en Chivas’. Ya lo lograste, levantaste la copa que tanto anhelabas. Felicidades.

Jair Pereira: En las últimas eliminaciones y cuando saliste lesionado ante Atlas en esta liguilla, recuerdo perfectamente esas lágrimas de impotencia de saber que no podías ayudarnos. Te alcanzaste a recuperar y diste un partido sobresaliente, también entiendo que para ti era una revancha el ganar la final por tu anterior experiencia en una final cuando jugabas en el equipo de La Noria. Te mereces este título.

Chapo Sánchez: Está demás decir que fuiste un jugador muy criticado y odiado por la afición, incluyéndome a mí, no seré hipócrita. Pero lejos de llorar y quejarte por el trato a diferencia de otros que prefirieron irse por no soportar perder la titularidad, tú no desaprovechaste la oportunidad y estás convertido en un gran lateral derecho. No puedo más que expresar mi admiración ante eso.

Orbelín Pineda: Es probable que hayas jugado hoy tu último partido como rojiblanco si es que los rumores son ciertos, pero estás convertido en uno de los mejores jugadores mexicanos a tus 21 años de edad. No puedo más que agradecerte tu talento y tu entrega, te deseo lo mejor en el futuro, ya sea aquí o en Europa. Te lo mereces.

A todos y cada uno de los jugadores chivas que tuvieron participación hoy, gracias pelearon como auténticos guerreros, muchas gracias por regresar a este equipo donde pertenece y ustedes merecen este título, disfrútenlo y el día de mañana, ¿Por qué no? Pensar en cómo lograr la treceava estrella el siguiente semestre.

Chivas: Rodolfo Cota, Chapo Sánchez, Oswaldo Alanís, Jair Pereira, Aris Hernández, Gallo Vázquez, Carlos Salcido, Orbelín Pineda (Ángel Zaldívar al 92), Rodolfo Pizarro, Néstor Calderón (Carlos Fierro al 58) y Alan Pulido.

Tigres: Nahuel Guzmán, Luis Rodríguez, Juninho, Hugo Ayala (Francisco Meza al 66), Alberto Acosta (Lucas Zelarayán al 59), Guido Pizarro, Jesús Dueñas, Jurgen Damm, Javier Aquino, Ismael Sosa y André Pierre Gignac.

Deja un comentario en: “¡La doceava ha llegado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *