¡QUÉ CORAJE!

Almeyda saltó a la cancha del Volcán con una sola modificación, Carlos Fierro quien salió lesionado en la vuelta contra Toluca cedió su lugar a Michael Pérez, lo cual significó en el parado táctico de nueva cuenta la liberación de Orbelín Pineda de la contención para jugar detrás de Pulido. Tigres impuso condiciones iniciando el juego, siendo el local, buscando el gol con mucha intensidad mientras que Guadalajara con una postura más conservadora, trató de elaborar pero sin poder cruzar medio campo, también siendo presa de los nervios lo cual provocó pérdida de balones al querer salir jugando. La primera clara del juego fue de los locales, el Chaka Rodríguez llegó sin marca por la banda izquierda tapatía y mandó una diagonal deficiente que no encontró a nadie, pero en el afán de despejar Salcido estrelló la pelota en Pérez quedando otro rebote obligando a Cota a achicar a tiempo para evitar el gol de Zelarayán y después Dueñas falló prácticamente a puerta vacía.

Cuando Chivas parecía agobiado encontró un tiro de esquina tras un disparo desviado de Michael Pérez, el córner se cobró y en el centro, Nahuel Guzmán quiso despejarlo de puños pero para nuestra buena suerte, el rebote dio en Advíncula y cayó en Pulido para anotar a puerta vacía para ponernos en ventaja al minuto 22. Chivas con la ventaja jugó predeciblemente a conservarla lo más posible, incluso jugando con los 11 rojiblancos detrás del balón, frustrando a Tigres que no encontraba claridad para inquietar a Cota. Chivas tuvo otro esbozo de peligro al 40 con un balón a Pizarro que le ganó la espalda a la defensa felina pero el pase se quedó corto y Pizarro tuvo que ajustar y perdió momentos clave para poder definir, ahogándose la jugada en un tiro de esquina y al 42 encontró el segundo, en un pase de Michael Pérez dejó el balón a Pulido que le ganó la espalda a la defensa y sacó un disparo cruzado que atajó Nahuel pero dejó rebote en Rodolfo Pizarro que llegó pleno y empujó el balón para aprovechar el error del arquero argentino para anotar el segundo y un minuto después estuvo a nada de poder generar una más para el tercero pero Orbelín controló de manera deficiente la pelota pero aún así, nos íbamos con una ventaja soñada al medio tiempo, defendiendo muy bien y siendo contundente.

El segundo tiempo no cambió de tónica, con Chivas esperando atrás y Tigres presionando pero topándose con la pared, Chivas tuvo la primera clara en un contragolpe que acabó en un disparo de Pizarro que pasó apenas arriba tras ser desviado por Nahuel quien seguía dando muestras de nerviosismo tras sus dos errores. Tigres buscó principalmente atacar por nuestra banda izquierda, donde Tuca mandó a Jurgen Damm para tratar de ganarle a velocidad al Aris Hernández quien acabó saliendo lesionado, Tigres siguió desesperándose, aunque siendo muy poco claro en su idea, Dueñas sin embargo estuvo cerca en un contragolpe pero su disparo de media distancia pareció pegar en el poste. Sin embargo al 85, Tigres dio señales de vida y en un desborde de Álvarez por nuestra banda derecha sacó un buscapiés que se encontró a Gignac que de primera intención mandó el balón al fondo de la red para poner a Tigres… y 4 minutos después en un balón largo, Gignac empató el juego tras una mala salida de Cota y la pérdida de marca de Ponce que estaba literalmente caminando, puso el marcador 2-2. Así, en cuestión de 5 minutos se dejó ir una ventaja tras haber dado un partido casi perfecto.

Si antes del juego nos dicen que el juego acabaría empatado, probablemente lo firmábamos, pero por cómo se terminaron dando las cosas, es un resultado amargo, porque se tiró a la basura un gran esfuerzo y un gran partido que había dado Chivas, gracias a desconcentraciones y hay que decirlo, tampoco los cambios de Almeyda fueron acertados. Hoy creo que la afición se va molesta, porque en 85 minutos teníamos la final donde la queríamos y ahora, el juego está para cualquiera en nuestro estadio, habrá que ver como se repone el equipo física y psicológicamente tras lo sucedido hoy, porque Chivas dio un partido con un desgaste físico muy grande y dejar ir esta ventaja no es fácil de digerir. Pero no es el fin del mundo, nada está perdido y aún tenemos la posibilidad de coronarnos ante nuestra gente. ¡VENGA REBAÑO!

Chivas: Rodolfo Cota, Chapo Sánchez, Oswaldo Alanís, Carlos Salcido, Aris Hernández (Guillermo Martínez al 77), Gallo Vázquez, Michael Pérez, Orbelín Pineda (Miguel Ponce al 71), Rodolfo Pizarro, Néstor Calderón (Carlos Fierro al 61) y Alan Pulido.

Tigres: Nahuel Guzmán, Luis Rodríguez, Juninho, Hugo Ayala (Francisco Meza al 46), Luis Advíncula (Damián Álvarez al 71), Lucas Zelarayán (Jurgen Damm al 62), Guido Pizarro, Javier Aquino, Jesús Dueñas, Ismael Sosa y André Pierre Gignac.

Deja un comentario en: “¡QUÉ CORAJE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *