César Luis Menotti y Ramón Ramírez

Cuando César Luis Menotti llegó a la Selección Mexicana, le llamaron la atención tres jóvenes que entrenaban con la selección olímpica: Ramón Ramírez, Joaquín Hernández, y “Toqui” Castañeda.

El estratega argentino los ponía a entrenar con el representativo mayor y les decía: “Esos cabrones son bien mañosos, ustedes son la nueva sangre del futbol mexicano”. A Ramón le pedía sacar de sus casillas en los entrenamientos a Juan Hernández, quien cuando ya no podía soltaba de patadas.

Menotti le informó a Ramón que lo llevaría a la concentración del juego contra Hungría del 4 de diciembre de 1991, ante León. Ramírez pensó que sólo estaría en la banca, cuando de repente el técnico campeón del mundo le dijo: “ven pibe a la banca, vas a entrar por el Cadáver”.

Así fue que se dio el debut del nayarita con la Selección Mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *