EL PUNTO G: ¡NO ERES TÚ, SOY YO!

NOS CORTARON DE TAJO y con un “¡NO ERES TÚ, SOY YO!” frase que pareciera echar la culpa sobre uno mismo –la mayoría de las veces- y como buena mujer cuando nos suceden éste tipo de cosas la primera pregunta que surge es ¿Qué pasó? ¿Qué hice mal? En este caso la afición no fue la que falló. Simplemente se trata de una frase que pareciera decirlo todo, cuando en realidad no dice nada. 1-0 Chivas pierde en la ‘vuelta’ de los Cuartos de Final y no pasa a la siguiente ronda.Un ambiente de clásico que enchina la piel, el equipo de mis amores salta a la cancha y la afición está entregando todo, colorido rojo y blanco en todos lados, un carnaval, mosaico y mega banderas conmemorativas, globos, eso era una fiesta que estaba comenzando.

Las ‘Águilas’ finalmente pudieron ganarle al ‘Rebaño Sagrado’ no se impusieron como muchos dicen, sólo hicieron lo que Chivas no pudo –el Sr. Gol- El tanto que significó el pase fue marcado por Oribe Peralta en el minuto 54’ del segundo tiempo con un certero cabezazo en previo tiro de esquina por derecha (Imaginen este escenario con 5 americanistas en la fila de adelante que voltean y dicen ¿dónde están los de chivas? ¡No los escucho! eso fue como limón en la herida, pero ahí estábamos alentando no lo pude resistir y no me quedo más que gritarles en la cara) Y aquí es el justo momento donde en mi cabeza viene la canción de Natalia Lafourcade que dice: “Lo que construimos se acabó…Fue sólo nuestro, fue sólo nuestroooo” y es que tenemos que reconocer que se construyó en base a mucho esfuerzo a sudar la camiseta a regalarnos momentos orgásmicos por ejemplo como olvidar el ¡¡Gol Golazo!! De tiro Libre que Alan Pulido nos regaló contra Necaxa y así tenemos un sin fin de buenos momentos. Luego de la ruptura, lo esperado es que ambos (JUGADORES – AFICIÓN) puedan hacer un trabajo de duelo que les permita aceptar la realidad, recuperar la esperanza y reorganizar al equipo.

• Antes de la anotación definitiva el Guadalajara habían mostrado una gran intensidad con un dominio siendo quien mayor insistencia había tenido; aunque de cara a cara a la portería de Moisés Muñoz la puntería no estuvo fina.
Matías Almeyda al cierre del partido intentó reaccionar ingresando a Marco Bueno, Javier Eduardo López y Néstor Calderón; sin embargo, los dirigidos por Ricardo La Volpe construyeron una muralla en defensa que tras 90 minutos no fue vulnerada.

El duelo es ese proceso psicológico, que nos permite adaptarnos a las pérdidas, y como buenas mujeres conocemos los pasos que se pueden aplicar para superar de a poco está perdida en nuestras vidas:

¡Cerrar ese capítulo! darle un sentido a lo vivido quedarse con las mejores experiencias y reajustar lo que necesitamos y esperamos.

¡No engancharse al pasado! Buscar obsesivamente “posibles razones encubiertas” o aferrarse a lo que alguna vez fue, puede prolongar y dificultar el proceso de sanación.

¡No comenzar una nueva relación sin superar el duelo! Esto es imposible un verdadero aficionado de chivas, no apoya a otro equipo en lo que queda de la liga.

¡Vivir cada etapa! No queramos estar bien de la noche a la mañana, es necesario experimentar el dolor para superarlo. Es importante vivir cada fase del duelo, expresar las emociones sentidas y dejar que sigan su curso, no forzar el “no pasa nada” o “no me importa” cuando aún la herida está abierta.

¡Dedicarse a sí mismos! Es un buen momento de cuidarse y consentirse con aquello que nos guste aparte del futbol.

Si estuvimos en las buenas, en las malas mucho más y aquí seguiremos no olvidemos que esto no es moda, es amor puro a los colores, a la camiseta. Nos vemos el próximo año para seguir siendo parte de la historia de la afición más grande de México y reconstruir está bonita historia de amor.

Deja un comentario en: “EL PUNTO G: ¡NO ERES TÚ, SOY YO!

  • 30 Noviembre, 2016 en 12:15 pm
    Permalink

    Tengo 57 años, apoyando a mi GUADALAJARA, cuantas alegrías y tristezas hemos pasado, aguantando vara, por las burlas y ofensas de los seudo aficionados del acerrimo rival, y aquí seguimos y seguiremos, hasta donde Dios, nos de vida. Rojiblanco por siempre.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *