Chivas y la Mercadotecnia.

Philip Kotler es llamado el padre de la Mercadotecnia y la  define como un proceso social y administrativo mediante el cual grupos e individuos obtienen lo que necesitan y desean a través de generar, ofrecer e intercambiar productos de valor con sus semejantes.

Precisamente desde que el distinguido ciudadano Jorge Carlos Vergara Madrigal por medio de su empresa Omnilife se hizo propietario de las acciones del Club Deportivo Guadalajara ha sido muy recurrente escuchar esta palabra: Mercadotecnia. Se incluyó en el vocabulario de los aficionados más que nada como un instrumento de queja.

No ha sido muy descabellado el escuchar o leer en redes sociales lamentos sobre la evolución del futbol que terminó en “pura mercadotecnia”. O que los mismos intereses futboleros olvidaron la cancha para priorizar la mercadotecnia. Incluso ex jugadores han hecho su diagnóstico al respecto. También se leyó a aficionados comentar que la llegada de Alan Pulido tan solo era una treta de mercadotecnia.

Lo que debemos tener en cuenta como aficionados es que Mercadotecnia no solo son ventas, ni tampoco la injerencia en comprar un producto que no deseamos o que nada tiene que ver con la tan malbaratada tradición.
Los aficionados al futbol en este caso los que somos seguidores del Guadalajara, al menos mis amigos, contactos y demás gente que gira alrededor de Rojo y Blanco, que no se pierde ningún partido asistiendo o viéndolo por Chivas TV ( 😛 ), seguramente estamos catalogados como “Consumidores Integrados” ya que tenemos una alta sensibilidad al consumo y basta con que presenten un producto nuevo o una edición especial para creer que la necesitamos, en realidad no la necesitamos pero si nos genera un enorme deseo el poder tenerlo.
Estos días han sido de mucha actividad en las inmediaciones del Estadio Chivas, ocasión especial porque no lo origina un partido ni la venta de boletos para alguno, tampoco un evento privado o un concierto, esta vez el movimiento se debe a la venta de una camiseta, la camiseta conmemorativa de los 110 años de la fundación del Club Deportivo Guadalajara.

 

En un hecho sin precedentes, Puma “eligió” Guadalajara para llevar a cabo su experimento de camisetas edición limitada (por azares del destino viste a los 2 equipos de la ciudad) primero llevándolo a cabo en un centro comercial y en lo que respecta a nuestro equipo y aprovechando su infraestructura la venta se realizó en la tienda del Estadio Chivas.

¿Qué fue lo que ocasionó que personas hicieran largas filas para obtener una camiseta escasa en unidades y arriba del precio normal ? Esto es una combinación de factores mercadológicos, uno de ellos es la información ¿Qué tipo de información puede generar esto? El aficionado al Guadalajara es uno tradicionalista que es parte de una larga historia, esto hace que imaginemos ciertos lineamientos en cómo deben de ser nuestras prendas, como esa ley no escrita que dice que la camiseta debe llevar 5 líneas rojas, entonces a disgusto porque la actual camiseta no tiene estos canones surgieron comentarios de lo que no debía ser, como el grosor de las líneas y la espalda roja

Otro factor es que el Guadalajara tal y como lo dice Kevin Roberts CEO de la agencia Saatchi & Saatchi no es una marca cualquiera sino una “Lovemark”. “Todo el mundo en todas partes está deseando vivir emociones” sin dudarlo todo el proceso que generó la venta de la camiseta hizo sentir a más de alguno emoción. Desde aquellos que se descartaron para tenerla por el procedimiento de compra, hasta (y sobre todo) quienes estuvieron más de 40 horas haciendo fila esperando para poderla adquirir.

Tal y como lo dice Tracey Martin Directora Comercial del Dunfermline Athletic en el libro de Rogelio Roa y Antonio Rosique “La isla del futbol”: “Hay que tratar a los aficionados lo mejor posible; sin ellos no somos nada. Y para tratarlos como se merecen, hay que conocerlos mejor que nadie”. Puma podría comenzar por atender esta premisa aunque a estas alturas es algo injusto para quienes invirtieron su tiempo en adquirir la camiseta.

La Mercadotecnia entonces funciona de acuerdo a lo que el consumidor necesita o en este caso desea, lo único que espero es que la próxima vez que escuche a alguien referirse a la Mercadotecnia con el Guadalajara, esta se encuentre en el contexto de satisfacer deseos o mejor aún el de hacer sueños realidad.