Chivas TV, bajo la lupa

La novel televisora por internet falló técnicamente en su primera prueba importante: el debut del Rebaño Sagrado como local en el Apertura 2016, en contra del Monterrey. Las críticas e inconformidades hacia Chivas TV resultaron feroces, crueles, insistentes… y más difíciles de afrontar que una simple oleada de memes.

Sin querer jugar al brujo, varios colaboradores de Rojo y Blanco pensamos que tantos reflectores y tanto morbo de propios y extraños harían que incluso un error mínimo en Chivas TV sería amplificado por sus críticos. Así, era de esperar que los frecuentes problemas en la transmisión de este fin de semana (la imagen se congelaba, el acceso al sitio presentaba un mensaje de error), además de desencadenar la justificada molestia de quienes contrataron un servicio que la indócil lengua de Jorge Vergara prometió que tendría “una súper transmisión” con locutores “poca madre”, serían aprovechados por la entrañable y “crítica” prensa deportiva mexicana, respaldada por una infantería de tuiteros y trolls.

Lo que difícilmente hubiéramos esperado era que las fallas en la señal, sufridas por un estimado del 25 al 30 por ciento de los clientes de Chivas TV, tuvieran repercusión en instancias, digamos, más altas.

¿Empieza un nuevo show?

Sorpresivamente, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) tomó cartas en el asunto y emitió un boletín de prensa, fechado el 27 de julio de 2016, para manifestar su postura.

El comunicado explica que el titular de la Profeco, Ernesto Nemer Álvarez, solicitó a su subprocurador de Telecomunicaciones “revisar con detalle las inconformidades y tomar acciones inmediatas para resarcir el daño que sufrieron los usuarios de la plataforma”.

Acto seguido, la Subprocuraduría de Telecomunicaciones “envió un requerimiento de información a la empresa [Chivas TV], con domicilio en Zapopan, Jalisco.

“Entre la información solicitada por la Profeco se encuentra la autorización para transmitir los partidos del Club Guadalajara por internet. Asimismo, si es a través de su propia infraestructura o de un tercero como realiza la transmisión, pues se detectó que los usuarios al contratar este servicio se adhieren a una plataforma denominada ‘Cleeng’, explotada por Cleeng B.V. con domicilio en Ámsterdam, Países Bajos.

“Además Chivas TV debe manifestar si las fallas en la transmisión del pasado sábado 23 se debieron a causas imputables a la empresa, debiendo especificar la manera en que informa a sus suscriptores sobre tarifas, términos y condiciones del servicio que presta, así como los contratos de adhesión y cómo compensará y bonificará a los consumidores por las fallas en el servicio contratado.

El documento impone un plazo: “la empresa tiene 10 días para responder al requerimiento. Una vez recibida la información por parte de la Procuraduría se tomarán las acciones que correspondan”.

Las particularidades del caso

Pensando en voz alta, diré que lo primero que me llamó la atención fue la prontitud con que reaccionó la Profeco. Cierto, no haya un antecedente al respecto que nos permita hacer comparaciones, pero siento que la respuesta tuvo la intención de aprovechar el momento y tener mayor impacto en los medios.

No deja de llamarme la atención que el comunicado destaque tanto la intervención de Ernesto Nemer Álvarez, el titular de la Profeco. Nemer Álvarez fue operador político en la campaña del actual gobernador del Edomex y, más recientemente, susbsecretario a nivel federal de Desarollo Social y Humano. Fue en este cargo que se dio a conocer por el costoso reloj que portaba. ¿Será que este caso busca un reposicionamiento, un lavado de imagen? Especulaciones, simples especulaciones.

Ahora bien, y sin ser un experto en legislaciones, hubo una parte del comunicado que me pareció curiosa: se le pidió a Chivas TV que demuestre que cuenta con la “autorización para transmitir los partidos del Club Guadalajara por internet”. Sé que en la televisión ordinaria se requiere de una concesión para transmitir, pero ignoro cuál es el procedimiento para Internet. Obviando lo dicho en el comunicado, al menos se debe tener un permiso.

Chivas TV, hasta donde recuerdo, es asesorada por la compañía América Móvil (Telcel, Telmex), y quiero creer que saben bien lo que hacen. Espero que las prisas con que se echó a andar este proyecto no hayan provocado el olvido de ese pequeño pero significativo detalle: tener la autorización vigente de las autoridades y en general todo el papeleo en orden.

Lo que viene

El mismo Nemer Álvarez, en entrevista para el diario Récord, lo ha anticipado: de encontrarse culpable a Chivas TV por las fallas en la transmisión del sábado 23 de julio, podría recibir una multa “que va de los 250 pesos hasta los 3.9 millones de pesos”, siendo del doble en caso de reincidencia. Asimismo, “si no se cumple con el acuerdo pactado” con los consumidores, cabe la posibilidad de que las transmisiones de Chivas TV se suspendan.

Por cierto: un dato interesante aportado por la misma nota de Récord es que la intervención de la Profeco se llevó a cabo sin que hubiera una queja de por medio. Dice el procurador:  “hasta el momento no tenemos una queja formal. La Procuraduría puede intervenir de oficio ante un incumplimiento de un contrato de un servicio. Nos enteramos por las redes sociales, por eso intervino de inmediato la Procuraduría”.

En fin que, como pueden ver, de algún modo estamos nuevamente en el ojo del huracán. Por si lo extrañaban.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *